lunes, 18 de mayo de 2015

Adhesivos empleados en conservación de obra documental, bibliográfica y gráfica

Los adhesivos preferidos son los acuosos, entre ellos, los ALMIDONES MODIFICADOS de arroz o trigo y los  DERIVADOS DE LA CELULOSA.

En clase preparamos algunos. Ahí van las recetas:

Receta japonesa almidón 



Proporción 1:4 o 1:3
1.      Hidratar durante 2 horas (si se trata de almidón de trigo a arroz precocido) o durante 12 horas (caso contrario) en agua destilada.

En este caso preparamos 200 gr de almidón por 800 ml de agua. Mover con espátula eliminando los grumos. Mover con espátula de madera eliminando grumos.
2. Calentar al baño maría durante 40 minutos. Remover de manera enérgica y constante, de forma continua, hasta obtener un producto transparente y sin grumos.


Remover de manera enérgica y constante, hasta obtener un producto transparente y sin grumos. 

 3. Dejar enfriar levemente y colar en cedazo.

Para colar se recomienda utilizar un colador japonés de crin de caballo y una espátula de madera.



En su defecto puedo utilizar un aro de bordar al que coloco una malla monil o una gasa.

Antes de su uso separar la parte a utilizar y colar nuevamente. 
Se recomienda almacenar en recipiente de vidrio sellado herméticamente.



 OBS: Guardar siempre refrigerado. Al igual que cuando preparamos los derivados de la celulosa se puede añadir conservante para prolongar su visa útil.

     
Para preparar MC (metilcelulosa)  o HPC (hidroxipropilcelulosa - Klucel G)

Proporción 4%


Materiales: adhesivos derivados de la celulosa y agitador magnético
Pesar el producto


Tanto la MC como la HPC se presentan en forma de polvo blanco y son inoloros. Preparamos el producto al 4%, por lo tanto pesamos 4 gr de MC o HPC por 96 ml de agua  


Añadir el agua


Colocar sobre el agitador magnético y accionar el rotor hasta que se haya disuelto el éter de celulosa completamente (sin dejar grumos). No es necesario utilizar temperatura


Aspecto de la MC una vez concluida la operación. Se recomienda siempre rotular el recipiente con el contenido y fecha de la preparación.

1.      Si no contamos con un de agitador magnético podemos preparar la receta agitando a mano, con ayuda de una varita de vidrio preferentemente.

  OBS: Se recomienda usar al dia siguiente de preparalo. Guardar en el refrigerador para su correcta conservación. Se puede añadir conservantes para prolongar su tiempo de vida útil. (NIPAGIN).




Para ampliar información sobre los adhesivos utilizados ver:
https://drive.google.com/file/d/0B_e3rOdv6kjvc0VNX3lmbzZxODA/view?usp=sharing


4 comentarios:

  1. Hola, buenas noches. Comparto un video que encontré en youtube, puede ser de utilidad. https://www.youtube.com/watch?v=9ghi6FF65kY

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Daniel.Si es de utilidad. Apenas quiero hacer una observación: recordar que los borradores en almohadilla o borronas (como son llamadas en el video) dejan pasar un polvo borrador muy fino que queda embebido en las fibras de papel dejando gran cantidad de residuo, ya que las migajas son dificiles de remover. Además las almohadillas pueden retener sucios debido al uso constante y redistribuir la suciedad. Si se usan deben mantenerse limpias y utilizarse siempre guantes en su manoseo pues de lo contrario se mancharan con aceites de los dedos.
    Recomiendo el polvo de goma de calidad de conservación, o mejor, más barato, goma rayada por nosotros mismos. Así podremos escoger el tipo de goma y el tamaño de las migajas. Se recomienda que el rayador sea de buena calidad, para evitar impurezas, el uso de gomas con base de cloruro de polivinilo (Staedler- mars plastic- por ejemplo) y la producción de migajas que no presenten aristas, para evitar abrasiones.

    ResponderEliminar
  3. Una noticia sobre el almidón: según nos comentó Roxana Govea, en el curso impartido por los técnicos japoneses a través del ICCROM el almidón era preparado y utilizado al momento o al dia siguiente. No se almacenaba en el frigorífico, tal solo se tapaba con un paño humedecido. Siguiendo este consejo tan solo debemos preparar el almidón que vayamos a utilizar. Como vemos que la elaboración del mismo lleva aproximadamente una hora de trabajo, si no queremos repetir el proceso diariamente deberemos refrigerarlo tal y como se aconseja en la receta. Esto es la occidentalización de las recetas orientales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cierta medida sería el mismo caso con el metilcelulosa y la hidroxipropilcelulosa (HPC), pero en nuestro caso jugamos con el tiempo.

      Eliminar